Mary tenía un corderito…

Queremos inaugurar nuestro blog haciendo un guiño a la imagen que nos identifica, el Gramófono; sin olvidar a su abuelo, el Fonoautógrafo, ni a su padre el Fonógrafo. Esta es la historia de la familia de las máquinas parlantes y de cómo lo imposible se volvió posible.
Algunos de los inventores más importantes de la historia se obsesionaron con la idea de poder registrar y reproducir el sonido. Tenía que haber alguna manera de poder hacerlo, y se hizo. Ciencia, tecnología y fantasía se confabularon en pro de este sueño que se tornó realidad.
La gente acudía a las exhibiciones públicas, y asombrada, solía ver debajo de las mesas donde se disponía este nuevo invento para comprobar que no había ningún impostor escondido hablando o cantando. No daban crédito. Se la conoció como la Máquina Parlante.

21700edison-phonograph-a_3
Algunos la consideraban diabólica, otros se quedaban embelesados al escuchar los sonidos que salían de su cuerno metálico. Lo cierto es que hasta finales del XIX, el fonógrafo se convirtió en uno de los aparatos más codiciados y preferidos por las clases adineradas, que comenzaron a adquirirlo como símbolo de distinción. Esta nueva máquina ocupaba un sitio destacado dentro del mobiliario de sus viviendas. Supuso una auténtica revolución, ya que a partir de entonces las tertulias, las fiestas familiares, las sobremesas y en general cualquier tipo de celebración se vería acompañada de la música emanada de aquel fascinante aparato.
Fue en 1877 cuando se produjo el milagro, “Mary had a lamb”, fueron las primeras palabras que se reprodujeron. La voz era del propio Edison, que consciente de lo que había conseguido, no tardó en patentarlo. Este logro supuso, en aquel momento, la concreción de lo que otros hombres creyeron que se podía hacer, guardar el sonido para posteriormente ser reproducido. Una locura que muy pocos creían. Era como querer guardar el aire.

Corría el año 1857 cuando Édouard-Léon Scott de Martinville , sin saberlo, lo había logrado ya. Había creado la primera grabadora de la historia, el fonoautógrafo. Un aparato que podía transcribir una vibración sonora a un medio visible, pero que no tenía un modo de ser reproducido, hasta que en 2008 un grupo de investigadores estadounidenses sorprendieron con la noticia. Los fonoautogramas podían ser reproducidos. Habían conseguido escuchar una grabación de 10 segundos de alguien interpretando la canción francesa “Au Clair de la Lune”, convirtiéndose así, en la primera grabación más antigua conocida.

fonoautografo (1)
Si quieres escucharlo, pincha aquí:
http://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/a/a9/Au_Clair_de_la_Lune_%281860%29.ogg

Con el paso del tiempo el fonógrafo fue evolucionando, pero resultaba demasiado caro para la gente de a pié. Edison se había propuesto “un fonógrafo en cada casa” y aunque consiguió abaratar los costes sustancialmente gracias a la producción en serie, un inmigrante alemán, Emile Berliner, comenzó a hacerle sombra con su invento, el Gramófono. Este nuevo aparato se basaba en el Grafófono, gestado años antes en el taller de Bell y al que había contribuido el propio Berliner. Gracias a esto pudo desarrollar la máquina que le catapultaría a lo más alto. Su idea se basó en los discos giratorios, los discos planos.

disco1En un principio los discos de Berliner eran del mismo material que los cilindros de Edison pero más fáciles de fabricar en serie; de un disco original se podían hacer miles de copias. La aguja estaba inclinada y a diferencia de la púa de Edison producía un menos desgaste y una mayor calidad de sonido, y esto hizo que poco a poco el fonógrafo cayese en desuso. Edison no se lo podía creer y siguió empeñado en mejorar y comercializar su invento hasta que en 1912 abrió los ojos, tuvo que dejar de fabricarlo por falta de venta. Como no podía ser de otra manera, Edison comenzó a vender sus propios gramófonos.
Sabemos que fue en 1887 cuando Berliner patentó su idea, que presentó oficialmente al año siguiente en el Instituto Franklin, reproduciendo un disco de dos minutos de duración grabado por una sola cara. A partir de ahí fueron muchas las mejoras y avances que se produjeron. Los discos negros estaban al alcance de casi todos los bolsillos. La gente podía comprar aquello que escuchaba por la radio. Gracias a esto, algunos artistas comenzaron a ser conocidos en todo el mundo, revolucionando así la industria discográfica. La música había llegado a todo los hogares. Este alemán afincado en Estados Unidos había conseguido con su gramófono, lo que Edison pretendió con el fonógrafo.
Curiosidades:
En un principio los sonidos emanados del fonógrafo sólo podían escucharse a través de una especie de manguitos que hacían las veces de auriculares, por eso aquellos que se exhibieron públicamente provocaron más de una infección de oídos, a causa de la falta de higiene.

exhibición fonógrafo

La imagen con la que se identificó mundialmente el invento de Berliner, y que convirtió a Nipper en el perro más famoso del momento, fue comprada al pintor Francis Barraud. “La voz de su dueño”, título con el que se conocía a la obra, en un principio no presentaba al perro ante un gramófono, sino que se encontraba ante el fonógrafo de Edison. Por lo tanto, Barraud tuvo que modificar su obra original.

berlinier

Share This Post:

Comments ( 0 )

    Leave A Comment

    Your email address will not be published. Required fields are marked *

    Hang With Us